Una buena opción en caso de gastos repentinos

Descubrí Finer por casualidad. El caso es que una amiga mía dijo que de vez en cuando solicitaba préstamos a esta compañía ”antes del pago del salario”. Por aquel entonces pensaba que todo esto era un engaño total. Anteriormente, siempre consideraba que los micropréstamos eran algo horrible e inaceptable. Pensaba que podía administrar el dinero muy bien y que nunca iba a necesitar un servicio así, pero estaba equivocada. De repente, se me rompió el frigorífico y no podía retirar dinero de la cuenta bancaria para no perder intereses. No tengo un historial de crédito, por lo que los bancos no podían resolver mi problema: me dijeron que tenía que esperar 2 semanas para que revisasen mi solicitud de crédito. ¡No podía esperar tanto! Llamé a mi amiga para averiguar la dirección a la que tendría que ir. Resultó ser que no había que ir a ninguna parte porque todo se podía hacer online sin salir de casa. Nunca había usado una página web así, pero me las arreglé muy rápido. En 15 minutos, el dinero ya estaba en mi tarjeta: 300 euros (esta es la cantidad máxima que puedes solicitar la primera vez). Lo bueno es que la tasa de interés es de solo un 1% al día y el primer préstamo no tiene intereses. En fin, compré un frigorífico nuevo y pagué mi deuda rápidamente. Menos mal que recurrí a Finer. Volveré a recurrir a esta compañía si me hace falta, ¿o no? No lo sé. La verdad es que estoy en contra de pedir dinero prestado a alguien, pero en la vida todo puede pasar, así que los tendré en cuenta por si las moscas.

Ana C. R. 

DEJA UNA RESPUESTA

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *