Todo está bien

La compañía Finer se ha merecido mi confianza con razón. Me encontraba en una situación muy difícil: me fui del trabajo, estaba buscando uno nuevo, pero por aquel entonces no lo encontré y, de repente, mi hijo se puso malo. Mis parientes no tenían dinero – siempre era yo quien les ayudaba. Los bancos no me consideraban una persona solvente porque llevaba 10 días sin trabajar. Aún así no tenía tiempo para esperar a que revisen mi historial de crédito y me concedan unos 300 euros. No es una cantidad tan grande como para esperar 2 semanas y recopilar un montón de documentos. Me di cuenta de que tenía que solicitar un préstamo rápido. Pensé que tendría que pagar muchísimo por usarlo, pero resultó ser que este no era el único problema. La página web no está del todo bien hecha y, en algunas partes, no se puede introducir los datos bien. En otra compañía me pidieron que les enviara mi foto con el pasaporte de fondo. ¿Qué chorrada es esta? Lo más raro me pasó en otra compañía. Aprobaron mi solicitud pero no me transfirieron el dinero. Empecé a llamar para ver qué pasa y, ¡me respondieron que habían rechazado mi solicitud! Estaba tan desesperada que me metí en Finer sin pensármelo y, ¡no hubo ningún problema! Recibí 300 euros en 10 minutos. Pagué la deuda a tiempo. No tengo quejas, todo está bien.

Lucía R.C.

DEJA UNA RESPUESTA

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *